Opinión: Rosana Pérez Fernández