Opinión: Miguel Anxo Fernández Lores